Madura japonesa masturba a su propio hijo

Como cada tarde, este joven acude a casa de su mejor amigo. Pero le recibe la madre de este, ya que se encuentra durmiendo. Después de ofrecerle té al muchacho, la milf no duda en insinuársle. Sin embargo, el chico no se da por aludido, y la asiática va en busca de su hijo. No consigue despertarlo, por lo que comienza a acariciarle la polla, a chupársela y hasta a pajearlo. Su hijo no se inmuta. Hasta que por fin acaba por correrse y abre los ojos. Sin saber bien qué ha pasado, le pregunta a su madre, pero esta le dice que no ha ocurrido nada, y que vaya a junto de su amigo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *